0 comentarios

LA DANZA DE LA REALIDAD.


Otra obra de arte del maestro Jodorowsky. En puntos como este no caben más adjetivos hacia su persona, él creó lo que nadie había creado, él creó lo que ha empujado a millones de personas a abrir los ojos a un mundo que solo pide amor, el creó la psicomagia, y cuánto le debemos a él y a ella. Pero se dejó por crear algo importante, adjetivos que se pudieran usar para él, se dejó por crear el cómo referirse a él, el qué decir sobre él, Jodorowsky es único, es especial, y por ello debería haber parido con la Psicomagia adjetivos nuevos, adjetivos únicos, que solo pudieran asociarse a él; y no lo hizo, lo que demuestra aún más su humildad, lo que demuestra aún más su grandeza, lo que demuestra quien es Jodorowsky. Un hipnotista capaz de dormir a cualquier persona mediante el habla, mediante su mirada, sus gestos, su calma, su paz. Esa paz que desprende su aura, esa paz que se ha adueñado de la sombra que le persigue a todas horas, una paz infinita, y que llega a todos los que le siguen. Ahora ha decidido expandirse mediante sus manos, sus palabras, unas simples letras que parecen inofensivas, letras que a priori pueden costar de leer, en estos momentos de tanta facilidad audiovisual; pero también son letras que forman líneas que se extienden en un libro excelso, un libro de esos que deberían ser de obligada lectura, un libro de esos que abre la mente de las personas, un libro de esos que te hace preguntarte por qué la gente no quiere, por qué la gente lo evita, por qué la gente no acepta esta ayuda.

Es una ayuda para vivir la realidad, es una ayuda para disfrutar de la vida de otra forma, de la forma que busca el cenit de la felicidad, de la forma que busca un mundo mejor, de la forma que buscar el amor como principal nudo entre las personas, en definitiva, de la forma que busca la harmonía, la harmonía entre las personas, entre ellas y el mundo, entre el mundo y ellas, la harmonía total.

Un paseo por su vida, un paseo a su manera, desde que nació hasta ahora, con esa peculiar forma de escribir, la que hace seguir y seguir, como si de un oasis se tratará, como si nos ubicará en medio de un desierto, exhaustos, sedientos. Es inevitable continuar, página tras página, punto tras punto, hasta llegar a un último punto, un último punto que te hace despertar, que te da un fuerte golpe y te avisa que el sueño ha acabado, que te avisa que no hay más, que te deja con ganas de seguir, y que tras ello te hace volver atrás, meditar sobre lo leído, y en ese momento empieza a crecer la flor que Jodorowsky ha plantado en tu interior mientras te tenía sumido en su sueño, esa semilla que se abre para dejar salir una gran flor, la flor de la conciencia, de una conciencia vital, de una conciencia interior, que te hacer ver el mundo desde otro punto, desde otra perspectiva, la perspectiva que él consiguió alcanzar tras esa vida incesante, la perspectiva del amor como fuente de energía, tanto exterior como interior, el amor como forma de vida.

Gracias Jodorowsky.

http://www.megustaleer.com/ficha/P836426/la-danza-de-la-realidad

Víctor G. 
https://www.facebook.com/libresdelectura
@libresdelectura
0 comentarios

RAFAEL INGLADA Y VÍCTOR FERNÁNDEZ



Entrevista de Laia Vaquerizo a Rafael Inglada y Víctor Fernández por Palabra de Lorca (Malpaso, 2017):

Laia Vaquerizo: ¿Podéis explicarnos cómo surgió la idea de hacer este libro?

Rafael Inglada: la idea surge en parte de un trabajo que estaba haciendo, de una cronología sobre los años republicanos de García Lorca, entre 1931 y 1936, y de esa cronología que es bastante extensa la dividí en dos apartados. Uno era sobre el Federico García Lorca en el grupo de la barraca, y el otro era sobre las entrevistas y declaraciones, pero principalmente de las entrevistas, y se pensó en un primer momento de poner solamente las entrevistas que no estuvieran publicadas en las obras completas de 1996, pero luego al final se decidió hacer todas las entrevistas que se hubieran hecho en vida del dramaturgo. Y en ese momento del proceso Víctor entro para ayudar porque había muchas entrevistas que yo no conocía, y él es un gran especialista en Federico García Lorca, y gracias a ese empeño suyo se ha podido montar el rompecabezas de las entrevistas y de las declaraciones, porque muchas de ellas estaban perdidas en prensa o se habían publicado por vez primera en los años 20, los años 30, y ha sido un gran trabajado que creo que al final ha merecido la pena.

Laia: ¿Qué crees que es lo más especial de este libro? Si tuvieses que convencer a alguien para que lo lea, ¿qué le dirías?

Víctor Fernández: pues que es un libro de Lorca, de alguna manera es un nuevo libro de Lorca. Es que no quiero que parezca pedante, pero es lo que faltaba a la obra completa de Lorca. De hecho, la obra completa de Lorca, en la última edición de 1996 aparecen las entrevistas, pero no estaban todas, y faltaba un número importante de entrevistas (una cincuenta), y parte, luego descubrimos que había entrevistas que se habían publicado en la obra completa mal, faltaban preguntas, e incluso faltan frases en las respuestas, y yo creo que era esencial hacer esa labor de restauración, y el empeño de Rafael de ir directamente a la fuente es lo que ha hecho que restauremos la palabra de Lorca, que de eso se trataba. Creo que lo que se le puede decir a la gente para que lea este libro es que va a encontrar la palabra de Lorca, del Lorca puro, del Lorca que aparece en los medios de comunicación, de la prensa de su tiempo.

Laia: ¿Cómo crees que influye la ideología de Lorca en esta obra?

RI: creo que tanto las declaraciones y sobre todo las entrevistas van a la par con la ocasión con la que se hace, por ejemplo, cuando estrena Mariana Pineda se habla de Mariana Pineda, cuando hace Bodas de sangre se habla de Bodas de sangre… Siempre, evidentemente, hay un pie que es el que hace que siga esa entrevista. Cuando ya en el año 1936, muy poco antes del estallido de la guerra civil, en que hay una España convulsa, una España en la situación en la que estaba, ahí es donde vemos un Lorca comprometido, porque no hay, o yo al menos no lo recuerdo, momento en que hable de cuestiones políticas, pero sí cuestiones sociales, cuestiones más generales a nivel social. Cuando ya entran un poco más las cuestiones políticas es movido por los acontecimientos que están pasando en el momento en que le están haciendo la entrevista. Esto va a ser sobre todo en los últimos meses, en mayo, junio, julio de 1936.

Laia: Tenemos entendido que estás muy involucrado en la Fundación Pablo Ruiz Picasso, ¿qué te llevó a interesarte por el famoso pintor y qué relación se podría encontrar entre los dos artistas (Picasso y Lorca)?

RI: En mi vida, primero fue García Lorca, y luego fue Picasso. Mi primera conferencia fue con diecisiete años sobre Federico García Lorca, ni por asomo de Picasso. Lo que pasó que luego entré a trabajar en la casa natal de Picasso, y es al personaje al que más años he dedicado de mi vida. Mis trabajos de Picasso, en cantidad y en volúmenes están muy por encima de los de Lorca, que no en calidad. Lo que sí sabemos es que Picasso había leído a Lorca, y desde luego que a Lorca le fascinaba Picasso, tenía reproducciones de sus obras en su casa; y en una ocasión Picasso le hizo un homenaje a Lorca, sobre el año 1937, cuando en la Exposición Internacional de París exponiendo el Guernica, también hay un gran retrato de García Lorca, que hacía un año que había sido asesinado. Además, también hay muchos paralelismos. Ambos son como dos grandes tótems, dos grandes andaluces.

VF: A mí hay una cosa que me hace gracia, y es que Dalí, por ejemplo, conoció a Picasso directamente gracias a Lorca, porque cuando Dalí va París para conocer a Picasso, lleva una carta de recomendación que Lorca ha escrito para un pintor que se llama Manuel Sánchez Ortiz, muy amigo de Lorca, y le pide que como va un muy amigo suyo que es Picasso le atienda, y entonces Lorca es el intermediario entre los dos, entre Picasso y Dalí.

RI: No se conocieron nunca, pero desde luego sintieron una mutua admiración.

Laia: Tengo entendido que ambos autores se posicionaron políticamente más como comunistas, hasta el punto de que a Lorca lo acabaron matando por revolucionario. ¿Qué crees que opinarían hoy sobre la situación actual, tanto en España como a nivel internacional?

RI: Yo quiero hacer un inciso aquí, es verdad que el compromiso político de Picasso e sun compromiso comunista sobre todo cuando en 1944 se adhiere al partido comunista francés. Pero no es el mismo caso que el de Lorca, porque había un compromiso de los dos, pero lo que les unía es un compromiso de izquierdas, pero no un compromiso hacia un partido en concreto, así como sí lo es con Picasso, que estuvo muchos años en el Partido Comunista Francés como exiliado republicano, no pasó con Lorca, no se decantó hacia un partido en concreto.

VF: De hecho, Lorca huye de tener un carné, y por ejemplo Alberti y Pablo Neruda le presionan para que se haga del Partido Comunista, y él no quiere saber nada. Por ejemplo, hay una anécdota que sucede en el año 36, semanas antes de que marchara a Granada y a la muerte, le explica a un amigo que otro amigo suyo se ha hecho de un partido, y Lorca dice que él no, «yo no quiero saber nada, en todo caso, yo soy del partido de los pobres, pero de los pobres pobres».

Y sobre lo que preguntabas de qué opinarían ahora, si tú lees Poeta en Nueva York, los poemas de este libro, la denuncia social que hace por ejemplo de la situación social de los negros, tienen una vigencia hoy como la tenía en 1929; el Grito hacia Roma, en que condena que el Papa no se moje, que habla de un Cristo más carnal, que no tiene nada que ver con el culto religioso fastuoso, tiene una vigencia aún enorme, es impresionante. Lo lees ahora, y parece que esté escrito de hace unas horas. Y eso pasa con muy pocos autores. Estamos hablando de poemas escritos hace más de 80 años.

RI: Y eso con Picasso pasa igual, es lo mismo. Todas estas preocupaciones políticas y sociales, sobre todo sociales, que es lo que se ve en el Poeta en Nueva York, que es también un drama, está muy vinculado a su producción dramática, está muy vigente hoy en día. Si lo hubiera publicado ahora habría tenido la misma vigencia.

Laia: ¿Podríais decir algo que no os guste de Lorca?

RI: Yo sí, posiblemente hay una cosa que no me gusta de las personas en general, que es la informalidad, y Lorca era muy informal. Por ejemplo, cuando estuvo aquí en Barcelona, tenía un homenaje y no fue, lo esperaban y no aparecía porque se había encontrado con alguien… Era un pájaro muy libre. El gran defecto, me parece a mí, porque la verdad, nunca se ha hablado de los defectos, de las cosas negativas de Lorca, siempre se le pondera, se habla de él como el gran poeta, y es verdad que lo es, pero luego en aspectos suyos personales, yo me quedaría con la informalidad.

VF: Y yo, ligando un poco con lo que decía Rafael, él era muy generoso, a veces demasiado expendido con sus propios manuscritos. Eso ha hecho que algunos se hayan perdido para siempre, bueno, esperemos que no para siempre y que aparezcan alguna vez; por ejemplo, no sabemos dónde está el manuscrito de Bodas de sangre. Regala el manuscrito de Bodas de sangre a un amigo y ese manuscrito se perdió. Y con muchos manuscritos suyos que se perdieron fue porque él los regalaba, hay muchas veces que acaba de dar una conferencia, alguien le dice que le ha gustado mucho y él le regala el manuscrito, y luego a la semana tenía que ir buscándolo porque lo necesitaba para pedir si le podría enviar el manuscrito que le dio porque no tenía copia. Eso ha hecho que muchas veces se haya perdido alguna cosa. Y esto por buscar algo negativo.

LIBREPREGUNTAS:

· Libro electrónico o de papel: Ambos eligen papel.

· Narrativa o poesía: ambos eligen poesía.

· Un libro: Rafael elige el Quijote y Víctor El llanto por Ignacio Sánchez Mejías de Lorca.

· Un poema: Rafael elige Pandémica y Celeste; y Víctor No volveré a ser joven de Gil de Viedma o Contra Jaime Gil de Viedma, de Gil de Viedma.

· Un autor: ambos eligen Lorca.

· Un cuadro: Rafael elige la Alborada, de Picasso, y Víctor elige Halcones en la noche de Hopper

· Un personaje: Víctor elige Sherlock Holmes, y Rafael no puede elegir uno.

· Una cita: Víctor elige una cita de Lorca que no está recogida, que le dijo un amigo suyo «busqué la verdad mas la hallé, pero la hallé vestida». Rafael elige una frase de San Agustín que dice «que es mi amor, es mi peso».
0 comentarios

UNO MISMO


Quédate siempre contigo. Por muchos malos tiempos que vengan, por muy mal que estés. Ponte a ti por encima de todo. Es la única forma de no perderte. Elige por ti. No dejes que nadie te diga lo que puedes o lo que no. Imagina que no existen límites. No escuches el qué dirán. Y por supuesto, ignora los prejuicios. Sobrevive en este mundo amándote a ti por encima de todas las cosas. Es la única forma de querer de una forma sincera a los demás; queriéndote a ti primero. 
No creas que estás sola. Porque no es lo mismo estar sola que sentir el dolor de la soledad. Si interiorizamos estos pensamientos, podremos irnos a cualquier parte del mundo con nosotros mismos y habremos aprendido a no depender de nadie.
Porque a veces confundimos el amarnos con el egoísmo. Y no entendemos que queriendo a uno mismo se ama a los demás. 
No te hagas esto, quiérete. Por encima de todo. 

Blanca de Paco
3 comentarios

LA CARTA QUE JAMÁS TE ESCRIBIRÉ


Porque no soporto ni soportaré que te confieses
sin pensar en mí.
Porque no puedo engañarme
ni callar la rabia
por no saber qué decir
y no te lo digo...
y no te lo digo...

Porque al volante entre gritos que callan
huyo por la carretera de tus pestañas.
Porque bombeo latidos que esperan
tu abrazo y tu pulso pruebe que mi sangre
circula sana cada vez que te miro
y no quiero mirarte...
y no quiero mirarte...


Porque no es justo para ti ni existe ley para mí
que permita besarte en tu almohada.
Porque tu coco está a prueba de balas.
Porque tú ganas a los que no cuentan nada.
Porque contigo sería amor
y no puedo enamorarme...
y no puedo enamorarme...


Porque no sé si sabré escribirte que tú eres mi futuro.
Porque no sé si aún es pronto
o ya es demasiado tarde contigo.
Porque tus labios componen tantos versos
que ansío probarlos
y qué poesía besarte...
y qué poesía besarte...


Porque en tus ojos marrones e ingenuos te hundo en los míos.
Porque me callo y en voz baja deseo que derribes mi muro.
Porque no sé cómo decirte que ardo por ti y anhelo verte ardiendo.
Y encendidos los dos. Tú y yo. Apagado el resto.
Porque te quiero
y no sé cómo quererte...
y no sé cómo quererte...

Daniel Arrébola
 
;